top of page
Buscar
  • Damaris Calderon Campos

Como un cordón umbilical

Por Damaris Calderón Campos


Mi tía de 92 años va a fiestas invisibles para ella sola, nos escribe las mejores décimas del mundo para mí y para mi hermana que después se le olvidan, pero nos las escribió en su cabeza y es lo que importa y son nuestras. Su hijo para ella se ha multiplicado por cinco y a veces lo llama por su nombre y a veces por el de todas las cosas. Ella, la más fuerte, es ahora una niña y yo le cuento por teléfono la historia de su vida, le recuerdo sus versos, sus dichos, las frases con que nos enseñaba: "Comer y rascar, todo es empezar. Para morirse, lo único que hace falta es estar vivo". Dice que a sus cataratas se las coman las tiñosas. Duerme con su hijo, ahora su padre, entrelazados por un nudo amoroso como un cordón umbilical.

Regreso al país natal

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

FAMILIA #2

bottom of page