Entrevista Caritas.jpeg

Shirley Núñez

Coordinadora del Programa de Personas Mayores de Cáritas Cuba

Por: Elaine Acosta

¿Qué es el Programa de Personas Mayores de Cáritas Cuba y qué servicios prestan?

Cáritas Cuba es la institución de la Iglesia Católica dedicada a asistir, promover y acompañar, mediante el ejercicio organizado de la caridad, a personas, grupos y comunidades vulnerables y/o en riesgo de exclusión social, sin distinción de credo, raza, género e ideología. Trabaja a través de programas y proyectos sociales, fomentando redes de comunicación y solidaridad; desde la Espiritualidad cristiana y la Doctrina Social de la Iglesia. Desarrolla su acción fundamentalmente a través del voluntariado. En Cuba, se encuentra presente en las once diócesis del país. En cada diócesis existe una Cáritas diocesana donde hay diferentes programas funcionando. Uno de ellos es el Programa de Personas Mayores.

El Programa inserta sus objetivos dentro del Plan Estratégico Institucional 2013-2023. En este sentido, trabaja para que las personas mayores, junto a sus familiares y la comunidad, acompañadas por Cáritas Cuba, tengan un estilo de vida saludable, se integren a las redes sociales que facilitan el desarrollo de su proyecto de vida y satisfagan sus necesidades básicas. El trabajo del programa de Personas Mayores está orientado a la promoción de relaciones intergeneracionales, facilitando la participación de personas de otras edades en actividades y talleres.

A continuación, detallamos las principales áreas o ejes de trabajo a las que se orienta el programa. Todas ellas buscan responder a necesidades de los grupos de personas mayores en una gran diversidad de contextos, desde un enfoque gerontológico y con una perspectiva integral del cuidado.

Acciones con personas mayores en situación de vulnerabilidad social.

 

  • Servicios: comedores, lavatines, reparación de ropas, limpieza a hogares, peluquería/barbería y manicure, acompañamiento, entre otras.

  • Actividades productivas: Talleres y huertos.

  • Grupos de animación sociocultural y/o espiritualidad: responden a diferentes intereses y necesidades. En ellos se desarrollan actividades formativas, culturales, recreativas e intercambio de experiencias.

Entrevista Caritas2.jpeg
Entrevista Caritas3.jpeg

Formación/Capacitación gerontológica general:

  • Capacitación gerontológica en diferentes temas como prevención del maltrato, cuidado y autocuidado, relaciones intergeneracionales, animación sociocultural, etc.

  • Envejecer, actos públicos, otros.

  • ​Sensibilización de la comunidad civil y religiosa a través de Seminarios de Buen Elaboración de materiales informativos y educativos (plegables, folletos, libros y un Boletín impreso y electrónico).

Entrevista Caritas7.jpeg

Acompañamiento a los beneficiarios, voluntarios, comunidades y grupos de trabajo.
 

  • Se realiza a través de toda la estructura del programa para mejorar la calidad de las acciones y asegurar los resultados esperados. para mejorar la calidad de las acciones y asegurar los resultados esperados.


¿Cómo articulan la formación en los diferentes servicios?

Los espacios de formación son transversales a los servicios que ofrecemos. Sin embargo, hay espacios específicos para estos como los cursos de cuidado, que permiten brindar información sobre temas de salud, necesidades de las personas mayores, el autocuidado de cuidadores, derechos y redes de actores. También permiten capacitar a promotores y visitadores. A su vez, ellos instruyen a otros familiares en los hogares que visitan, ya que para los cuidadores no es fácil tener disponibilidad de tiempo para asistir a programas formativos o de capacitación.

¿Cuáles son las áreas donde pueden existir mayores vulneraciones de derechos hacia las personas mayores en la isla?

El derecho a la vejez digna es vulnerado en distintas áreas. Por ejemplo, al interior de la familia existen vulneraciones a nivel de las relaciones y el trato hacia las personas mayores. También desde el entorno social hacia la familia, cuando éstas se ven desprovistas de infraestructuras eficaces y de las herramientas necesarias para ejercer la función del
cuidado. Existe vulneración que incide directamente en la persona mayor, pero no todas se centran únicamente en ella, sino también en las personas que proveen el cuidado y las condiciones que tienen para proveerlo. Esta vulneración se sustenta sobre una realidad socioeconómica y estructuralmente desventajosa, hay personas mayores que viven solas,
personas mayores cuidadas por otras personas mayores que están con necesidades de cuidado, mayores que son atendidos por sus familias que no viven con ellos, y casos parecidos.

Entrevista Caritas5.jpeg
Entrevista Caritas6.jpeg

¿Cómo se aprecia el impacto de la provisión estatal a las familias en términos del apoyo al cuidado de personas mayores y de la asistencia a los cuidadores?


Es una ayuda muy igualitaria que no atiende las necesidades específicas y diferenciadas de las personas mayores y de su entorno familiar, ya que se le brinda asistencia social al núcleo familiar y no a la persona que necesita el cuidado. Las leyes vigentes no responden a las realidades y necesidades concretas de las personas mayores. Por ejemplo, el Sistema de Atención a las Familias (SAF) se usa como atención para personas mayores, sin embargo, no fue creado con este objetivo. Es un programa concebido para las personas que no tienen
las condiciones para cocinar en su hogar, por lo que se dirige a un grupo más amplio como las mujeres embarazadas, madres solteras, entre otros. No obstante, las personas mayores suelen ser los principales beneficiarios debido a las vulnerabilidades económicas que afectan a muchos de ellos.


¿Cuáles son las principales deficiencias del Sistema de Atención a las Familias (SAF) y los servicios de cuidados dirigidos a personas mayores?

 

La valoración de los servicios de alimentación proporcionados por el SAF es bastante negativa. Muchas de las personas mayores consideran que la calidad de la comida no es buena y además es un servicio costoso, especialmente con las alzas experimentadas tras la Tarea de Ordenamiento. El SAF debería tener un conjunto de servicios asociados con otros fines además de la alimentación, pero no se ofrecen. Si bien el SAF se encuentra dentro del marco de ayuda que puede tener una persona mayor, en muchas ocasiones el punto de localización queda lejos de su lugar de residencia, por lo tanto, se presentan problemas con la transportación hacia el servicio, empeorado por la crisis del transporte en la isla. Tampoco están disponibles, aunque teóricamente esté estipulado, el servicio de mensajeros que faciliten llevar la comida al domicilio de quienes no pueden trasladarse. Es cierto que, si a una persona no le alcanza la pensión para pagar el SAF, el Estado debe completar la cuota. Sin embargo, la alimentación no es la única necesidad que tiene la población mayor de 60 años en medio de la crisis económica, ya que existen necesidades de medicamentos, de transporte, necesidades de tipo afectivas, socioculturales, participativas, etc. Todas estas dificultades han contribuido a que el servicio no esté siendo utilizado por todas las personas mayores que lo necesitan. En temas de servicios de cuidado es más precaria la realidad, ya que si la familia no tiene recursos debe asumir el cuidado de las personas mayores. El subsidio monetario que entrega el Estado es insuficiente y no se recibe en calidad de adulto mayor, sino de persona dependiente, por lo que las personas mayores están desprovistas de recursos u oportunidades propias conforme sus necesidades.


¿Qué otros servicios existen para el cuidado de personas mayores?


Además de los comedores existen las Casas de Abuelos, que son centros de cuidado diurno, en donde las personas mayores van en la mañana y regresan en la tarde. El acceso a estos servicios presenta un gran obstáculo. Muchas de las personas mayores que lo necesitan no tienen el transporte para desplazarse hasta donde se presta el servicio o no cuentan con la ayuda familiar para ello. En consecuencia, es otro servicio cuyos posibles beneficios no están pudiendo ser aprovechados por barreras estructurales. Si bien existe una cobertura de casas de abuelos en Cuba, estos servicios no cubren las necesidades de las personas mayores. Existen también hogares de ancianos, centros de cuidado de larga duración, donde el acceso es limitado por su alta demanda y poca oferta. Se conoce que la calidad de la atención es insuficiente. En estos espacios te encuentras con cuidadores que no han recibido capacitaciones, una alta inestabilidad laboral por las bajas remuneraciones y unas malas condiciones de infraestructura. Están mejor provistos los hogares de ancianos a cargo de instituciones religiosas, pero sus cupos son extremadamente limitados. Aunque la institucionalización cada día es menos recomendable para el bienestar de la persona mayor, el problema está en que los casos donde las personas necesitan de estos servicios no pueden acceder, o cuando acceden no reciben un trato digno.

 

¿Qué iniciativas pueden ser beneficiosas en temas de alianzas institucionales, formación y sensibilización con las temáticas relacionadas con el envejecimiento?


El intercambio de conocimientos y realidades con otros países es importante para ver las maneras de hacer frente a una misma problemática. También la formación alrededor del tema, con nuevos conceptos y dinámicas que pueden aportar a la capacitación de profesionales y voluntarios. En la gerontología social hay un vacío en el país. En la actualidad, se le da a la geriatría una mayor importancia o relevancia, de ahí que el envejecimiento se ve como un problema de salud. Es necesario, además articular alianzas entre todas las partes implicadas y la gama de instituciones y recursos que se mueven en el entramado social, para lograr visibilizar la importancia del componente social y comunitario del envejecimiento, cambiando los estereotipos y las imágenes negativas de la vejez. Otro paso importante sería vincular los programas estatales con iniciativas y experiencias de la sociedad civil y así brindar un servicio más íntegro y de mayor alcance a las personas mayores y su familia.