ISRAEL EL CARRETILLERO: “Yo estoy luchando desde niño”
Por: Fidel Gómez Guel
Israel foto 1 (1).jpg

ISRAEL EL CARRETILLERO

Como ya es costumbre, luego del acto político que el gobierno realiza para conmemorar el 26 de julio, llegan las pipas de cerveza a granel y las cajas de ron de producción local que se venden a precios “preferenciales”. Todo ello con el fin de atraer público a la plaza de actos, lo cual luego será convenientemente utilizado por la propaganda oficialista para vender al mundo una imagen de normalidad, participación ciudadana y alegría popular.

Entre la multitud de compradores, un adulto mayor no está celebrando. Se llama Israel y es carretillero[1]. A pesar de sus 72 años de vida y de su salud deteriorada, Israel ofrece el servicio de carga a quienes estén dispuestos a pagar los 150 pesos que cobra por trasladar cajas de cerveza y de ron dentro del perímetro urbano de la ciudad.

Israel es uno de los tantos adultos mayores que se han reincorporado a las actividades productivas luego de la jubilación. En este caso, a una actividad de carácter informal, que es tolerada por las autoridades. No tiene patente, pero generalmente le permiten trabajar.

Con la brevedad que el ambiente nos permitió, conversamos un poco para conocer sobre la vida de este adulto mayor que se gana la vida trabajando duro bajo el inclemente sol del verano cubano.

F: ¿Cuál es su nombre y su edad?

I: Me llamo Israel, tengo 72 años

 

F: ¿Vive aquí en Cienfuegos?

I: Sí señor

 

F: ¿A qué se dedica?

I: Yo estoy jubilado, pero me gano mis pesitos tirando carga.

 

F: ¿Cuánto cobra por su servicio?

I: Depende, si es cerca por esta zona o para allá para Punta Cotica son 150 pesos, o hasta Reina también.

 

F: ¿Le alcanza para vivir lo que gana?

I: Yo tengo una pensión del gobierno y con la carretilla me busco lo otro, aquí en la calle y donde sea.

F: ¿Recibe algún beneficio del estado por su condición de adulto mayor?

I: Yo me lucho lo mío, estoy luchando desde niño, a veces me dan un almuerzo de esos del mercadito (se refiere al Sistema de Ayuda a la Familia SAF), pero a mí me gusta tener lo mío para hacer lo que quiera. Tú ves, aquí mismo yo estoy trabajando pero me tomo mi cervecita, un bocadito y así.

F: ¿Cómo ha podido abastecerse de medicamentos con la situación actual?

I: ¿Medicina, que cosa es eso? (se ríe)

 

F: ¿Desde qué hora se encuentra aquí trabajando y hasta que hora trabaja?

I: Aquí yo me paso todo el día, mientras haya clientes. Siempre aparece alguien, yo salgo tempranito porque casi no duermo, hasta la noche ando por acá arriba.

 

F: ¿Considera que el gobierno está atendiendo adecuadamente a los adultos mayores en la ciudad?

I: Considero que, a algunos, los que tienen dieta y tienen ayuda, pero no alcanza nada y cuando vienen los dirigentes llenan las tiendas y te dan algo por la libreta pero ya después nada alcanza, no hay café, no hay pollo, no hay nada, y nadie se preocupa por uno, pero que vas a hacer.

F: Muchas Gracias

 

[1] No confundir con el vendedor particular al detalle de productos agrícolas, a quien también se le denomina popularmente de esta forma.