top of page
Buscar
  • Jorge Gómez de Mello

Cuestionamientos provocados por un paquete de leche en polvo

Por Jorge Gómez de Mello

Sin ánimo de quejarme expongo aquí algunas cifras simples para dejar testimonio, cómo es mi costumbre, y para que reflexionemos un poco sobre las anormalidades de nuestra alucinante y maltrecha realidad.


Soy un jubilado que próximamente cumplirá 70 años de edad, de los cuales he trabajado durante más de 45. Recibo una pensión de 1986 devaluados pesos cubanos, por lo que faltarían 14 pesos para completar 2000 cada mes.


Después de buscarla durante varios días en los lugares más increibles, porque aquí no se vende normalmente en tiendas y mercados como en cualquier otro país del mundo, ayer compré una bolsa de leche en polvo en 2000 pesos. Con 1 kg de leche en polvo se pueden preparar 10 litros de leche líquida, lo que alcanza para que mi esposa y yo tomemos media taza de leche diaria durante un mes.


¿Están entendiendo la cuenta? Después de esforzarme trabajando durante toda la vida para cubrir las necesidades de mi familia, al final estoy recibiendo una retribución que nos alcanza apenas para garantizar media taza de leche cada día.


Ni uno solo de los políticos de este país, esos que se autoproclaman revolucionarios y se han otorgado a sí mismos el derecho a decidir sobre todos los órdenes de nuestra vida, han sido capaces de presentar una propuesta de solución realista y efectiva para propiciar que los más de 2 millones de viejos que malvivimos en Cuba tomemos un poco de leche cada día, y además podamos cubrir las necesidades elementales de una existencia sencilla. Tampoco la prensa ni los otros medios oficiales se atreven a decir una sola palabra al respecto.


Es una situacion bastante básica que pervive frente al rostro de toda la sociedad, pero lamentablemente parece que muchos han decidido mirar la realidad de soslayo.



26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Mi padre

bottom of page