top of page
Buscar
  • Sarah Moreno

He venido a decirte

Por Sarah Moreno


He venido a decirte... un disco de vinilo, Los Zafiros y un encuentro extraño con una de las canciones que escuchaba mi abuelo, este señor guapo de las canas. Hace como medio año estaba yo inmersa en la serie Breaking Bad. La había ido dejando porque estuvo de moda y todo el mundo hablaba de ella. No la vi cuando salió y se fue pasando. Hasta que un día mi hijo, que ya no era un niño, me la recomendó. Es hermoso cuando los papeles se invierten y uno escucha recomendaciones de los hijos. Cuando confías en sus gustos y uno moldea lo que consume por ellos. Terminé cautivada por la serie del profesor de química que se mete a traficante cuando el cáncer lo golpea. Ya para entonces yo amaba a Bryan Cranston por la película de Trumbo, sobre uno de los guionistas de Hollywood castigados por el McCarthismo. Pero Breaking Bad era lo máximo.

Y uno de esos días me topé con la música de Los Zafiros en la serie. Es en la temporada 3, cuando Walter y Jesse contemplan cómo se convierte en chatarra el RV donde comenzaron a cocinar las metanfetaminas. Una canción de amor que tan bien pegaba al momento. El que escogió la música –quien quiera que fuera– sabe bien español. Es una anunciación y una despedida: "He venido a decirte que nada ni nadie podrá arrancarme de mi alma tu amor” y ahí estaba yo de regreso a uno de los sonidos de mi infancia. Mi abuelo tenía ese disco. Yo podía cantar toda la letra. Estaban los discos pequeños en una gaveta que formaba parte del sofá. A cada rato se ponía uno genial: "Así bailaba Cuba". También se escuchaba la Orquesta Casino de la playa y otras veces, de mood más romántico, Tito Gómez con su Vereda Tropical. ‘Con ella fui, noche tras noche, hasta el mar’. Y ni qué decir las tardes largas de un calor pegajoso en las que mi tía escuchaba a Tejedor. "Los aretes que le faltan a la luna", una de esas canciones surrealistas. De pequeña miraba a la luna buscando cómo eran sus aretes. "He venido" es de 1961. Los Zafiros se formaron en 1960 en el barrio habanero de Cayo Hueso, y fueron gigantes en Cuba. Su fama despertó los celos de Fidel Castro, que ya sabemos no soportaba competencia. Se separaron en el 1970 pero los que tenían discos no dejaron de oírlos.


33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page