top of page
Buscar
  • Claudia Bernal

Otoño, más que una estación

Por: Claudia M. Bernal Mendoza


Con el equinoccio de otoño, el 23 de septiembre, comenzó la estación en el hemisferio norte del planeta. Y unos días después, el 4 de octubre, reanudó sus actividades el proyecto del Centro Loyola Reina que lleva el mismo nombre de la estación, proponiendo dedicar todo el mes a una jornada para los adultos mayores. Talleres, espacios de cine, ferias y hasta bailoterapia les esperaban a los mayores de la casa.

Con la bienvenida de vuelta a los usuarios del proyecto Otoño arrancó el programa de esta jornada, que recibió en las instalaciones del Centro Loyola a toda la comunidad de adultos mayores que ya ha hecho del Centro su casa. Pudieron disfrutar de música, baile, teatro, ejercicios y juegos. Muchas de estas actividades son organizadas por adultos mayores que dedican parte de su tiempo al teatro, baile o la música.




Sumado a ello, pudieron reencontrarse con algunos que se habían alejado por un tiempo y a la vuelta les recibieron con abrazos y alegría.

Luego de esta calurosa bienvenida fueron aconteciendo distintas actividades diseñadas para todos los gustos en el marco de la jornada. Ejemplo de ello fue la Peña del Adulto Mayor, que aunque es habitual cada mes en el Centro y tiene un público muy fiel, se presentó con propuestas especiales para agasajar a sus seguidores. Este espacio, donde los adultos mayores pueden disfrutar de baile, humor, conversatorios y música, alegra los corazones que esperan cada mes porque llegue esa tarde de sábado donde se olvidan de las preocupaciones por ratos, encuentran entretenimiento de su agrado y comparten con personas afines.


Solo dos días después, el Taller "Edadismo cero. Viviendo plenamente a cualquier edad", tuvo como invitado al Lic. Andy Luis Marrero Vega, profesor de la facultad de psicología de la Universidad de la Habana y miembro del Consejo Técnico Asesor de la Cátedra del Adulto Mayor de la Universidad. En este espacio los asistentes pudieron compartir sus experiencias y vivencias relacionadas con la edad y la vejez. Reflexionaron a su vez sobre la importancia de desmontar estereotipos y prejuicios, y que la edad no es limitante para vivir la vida con plenitud. Temas como participación social, autoestima, autonomía e importancia de mantener una actitud positiva frente al envejecimiento llenaron la mañana del 16 de octubre en el Centro.


El proyecto Cultura del Encuentro, preparó de conjunto con Cuido60, el taller “Cuba: la vida de los viejo infames”, con una gran afluencia de público que no se limitó a escuchar la ponencia a cargo de la profesora y Dra. Teresa Díaz Canals, sino que ahondó y compartió sus experiencias e ideas sobre las vulnerabilidades de las personas mayores y ofrecieron posibles soluciones ante estas realidades.


De igual manera, los adultos mayores pudieron disfrutar del espacio del cine en el marco de la jornada. Y para los más activos, o más bien las más activas, porque una cuenta pendiente es sumar a los hombres a la bailoterapia, la profesora Ana Meneses, directora de la compañía flamenca “Ecos”, ofreció un buen rato de distintos ritmos que se colaron en sus zapatos y les removieron achaques y dolores. Desde la salsa, pasando por el guaguancó y terminando en toques flamencos se llenó el teatro de música y pasos alegres, que ya reclaman hacer de este espacio algo habitual.


Concluyendo por todo lo alto con este mes de celebraciones, llegó el BAM (Bazar de Artesanías y Manías) para rendir tributo a los adultos mayores. Trayendo consigo variadas propuestas para los más disímiles gustos. Desde un rato de humor con Antonio Berazaín, hasta una maravillosa descarga al estilo de las canciones más sonadas de la década prodigiosa, donde el músico e intérprete Félix Bernal puso a cantar y bailar a todos en el teatro, pasando por las presentaciones realizadas por los propios usuarios del proyecto Otoño, que brillaron con cantos y una declamación de un poema de su autoría, sobre el reencuentro en este espacio que ya sienten propio.


Además del maravilloso momento cultural, pudieron disfrutar de muchos emprendimientos que mostraban productos muy diversos, entre ellos dos emprendimientos enfocados en el cuidado integral a adultos mayores, Tatamanía y D´HALL. El primero de ellos, Tatamanía, liderado por una pediatra y una socióloga, fue la primera Mipyme aprobada en Cuba para cuidados integrales y bienestar del adulto mayor. El segundo D´HALL es una Mipyme en formación que aspira seguir creciendo y como bien dice su slogan “transformar el ocaso en un nuevo amanecer”.


La alegría contagiosa, los aires de emprendimiento, la buena música y los bailes, acompañados por una charla sobre alimentación saludable y alternativa para los adultos mayores, y un rato de trabajo y relajación del cuerpo desde sus asientos hicieron del BAM un espacio muy bien engranado para el disfrute de todos. Cerrando el día volvía la profesora Ana Meneses, con una bailoterapia a la que se sumaron emprendedores, adultos mayores y niños, que armonizaron sus bailes y dieron paso a la premiación del concurso “La Abuelidad”, donde los participantes dejaron sus obras, compartiendo sus increíbles experiencias en el vínculo nieto-abuelo. Conmovedores escritos y fotografías fueron presentadas, dejando en ellos plasmados los lazos afectivos que se crean en ese binomio especial.


Un mes al año no basta para enaltecer a los adultos mayores, pero sin dudas este mes en el Centro Loyola Reina, fue una caricia al alma de esos que tanto necesitan sentirse amados, los mayores de casa.




13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

FAMILIA #2

bottom of page